Amparo Piñeirua

No lo sabíamos

Araceli se enamoró a los catorce años y como consecuencia de esa relación se quedó embarazada. En su familia no aceptaron ni la relación ni el embarazo, por lo que se la llevaron a un rancho que tenía la familia, durante toda la gestación, cuando Araceli dio a luz le quitaron a su hijo y nunca mas supo de él.

 Ella continuó con su vida y cuando tenía veinticinco años, se casó con un hombre que aceptaba la familia.

   Llevaba una vida normal y trataba de no acordarse de lo que había sucedido en su pasado.

   Al poco de casarse el marido sufrió un accidente automovilístico y murió.

   Araceli quedó muy triste con la pérdida de su marido, habría querido tener hijos para sentirse mas acompañada y que su vida tuviera un motivo y una razón de vivir.

   Al quedar viuda formó un grupo con amigas solteras, viudas y divorciadas con las que disfrutaba, de comidas, paseos, idas al teatro y al cine.

   En una ocasión en que estaban tomando un café, decidieron hacer un viaje juntas a California empezarían por San Diego: 

   

 

  

 

 Estando en un restaurante con sus amigas, unos chicos de la mesa de al lado menores que ellas, les mandaban bebidas y en poco tiempo ya estaban sentados juntos y haciendo planes para salir en la noche.

   Se quedaron más tiempo del que tenían planeado en San Diego, divirtiéndose con este grupo de jóvenes.

   Para las amigas todo fue diversión, pero ella si se enamoró de uno de esos chicos con el que siguió comunicándose por carta y por teléfono.

   La relación prosperó y aunque ella le llevaba varios años al muchacho, terminaron casándose y ella se fue a vivir a San Diego. Todos pensaron que ese matrimonio terminaría pronto. Pero se equivocaron, su trato era bueno.

   Tuvieron una niña y con la llegada de Mirna, Araceli se llenaba de felicidad, por fin uno de sus mayores anhelos se cumplía.

   Cuando Mirna fue creciendo, se dieron cuenta que tenía un problema de retardo mental, lo cual no era nada raro por la edad de la madre.

   Al querer tener otro hijo, se hicieron estudios genéticos para saber que probabilidades tenían de tener otro hijo con dificultades y así decidir si tenían otro o no.

   Cuando recibieron los resultados se quedaron atónitos. Araceli y su marido eran madre e hijo