Ana Fortuny

¿Y si no llega?

 

ꟷ¿Qué es el amanecer, Roger Blackwood? ¿Puedes ponerlo en mi tarjeta de memoria?

ꟷDe seguro tienes cargada esa información, SH-17, responde Blackwood al androide de última generación. 

ꟷNo la tengo. Por eso te pido que lo hagas.

ꟷ¡Santos cúmulos estelares!, las preguntas que hacen ahora los robots.  Es algo básico, ya deberías saberlo. 

ꟷLo lamento. No sé qué es el amanecer. Si no quieres colocarlo en mi tarjeta, ¿podrías decírmelo al menos?

ꟷEl amanecer es…es…

ꟷ ¿Sí?

ꟷEs el momento en que sale el sol y lo ves en el horizonte.  Así de simple ꟷle explica Blackwood.

ꟷAlgo parecido me dijo SH-16, mi compañero de cápsula. 

ꟷEse fue el último modelo con información completa, antes de que los fabricaran a ustedes.   Ellos no preguntan “¿Qué es el amanecer?” o “¿Qué es un arcoíris, Roger?” Los niños de tres o cuatro años hacen esas preguntas, pero ¡por las nebulosas gigantes!, no deberían hacerlo los androides.

ꟷEs que si no sé qué es el amanecer, no podría conversar con Julie Clark. Quiero saber todo sobre el amanecer.

ꟷ¿Hablas con Julie Clark?

ꟷA menudo.

ꟷNo sabía que Julie estuviera interesada en conversar con un SH-17. Y menos sobre algo tan irrelevante.

ꟷ¿No te gusta el amanecer?

ꟷ¿Gustarme? Pues claro, siempre es interesante verlos. Pero quien realmente me gusta es Julie Clark. Aunque ella no ha hablado nunca conmigo.  Es decir, tú sabes, buen día, buen viaje a Saturno, son frases que cualquiera te dice por cortesía.

ꟷAlborada, madrugada, aurora. 

ꟷ¿Qué?

ꟷAsí me dice Julie.  Eres mi alborada, SH-17. ¿Cómo está mi aurora hoy? Y me roza la frente con los dedos de su mano derecha.

ꟷ¿Te ha dicho algo más?

ꟷSí, lo tengo grabado.  

ꟷ¿Podrías darme un ejemplo? ꟷinquiere Blackwood.

ꟷEn el amanecer se difumina el lienzo celestial, la noche cede al suave abrazo de la luz, los colores tímidos danzan en el horizonte, y el mundo se despierta con calma.

ꟷNo pensé que a Julie le gustara la…eh, olvídalo, SH-17. ¿Qué más grabaste?

ꟷEs el instante fugaz donde los sueños se despiden.

ꟷBueno, pues si ya tienes el registro de todo eso, ya sabes qué es el amanecer.

ꟷEse es el amanecer de Julie, pero yo quiero saber qué es mi amanecer. 

ꟷ¿Y ya trabajaron en ello tus circuitos? ¿O tienes la excusa de un corto en tus conexiones?

ꟷ¿Te portas así con todos los androides, Roger Blackwood, o solo con los SH-17?

ꟷCon todos, con todos sin excepción. Mejor respóndeme, ¿qué has pensado sobre tu amanecer?  Y no me hagas perder el tiempo. Podría estar buscando a Julie ahora mismo para invitarla a ver el alba. Por cierto, hace un tiempo encontré unos registros antiquísimos de un tal Eduardo Aute, una canción:

Si te dijera, amor mío

Que temo a la madrugada…

Algo así decía.

Presiento que tras la noche

Vendrá la noche más larga

Bueno, supongo que no podrías construirte ni siquiera una vaga idea, SH.

 

ꟷUn murmullo sereno en el fluir del tiempo ꟷrespondió el androide.

ꟷOlvídala, SH. No podrías traspasar esa barrera.  Pero gracias por lo del murmullo, se lo diré a Julie, será mi carta de presentación. Y luego, la música, una botella de nébula néctar, las estrellas…

ꟷ¿Y si para ti, el amanecer no llega nunca, Roger Blackwood?, le susurra el androide al oído, mientras una aguja diminuta inyecta un líquido oscuro en la parte trasera de su cuello.